domingo, 26 de agosto de 2012

Ladrona con clase

...Bueno, está a punto de terminar las vacaciones y tengo que ponerme al día con las entradas. Pero tengo que poner a mi lista de cosas una nueva tarea: crear una máquina del tiempo y robar todas esas horas posibles.

Los desvaríos a un lado y empiezo ya la reseña.




 


Autor: Ally Carter

Editorial: Molino

Páginas: 349

Sinopsis: Cuando Katarina Bishop tenía 3 años, sus padres la llevaron al Louvre...para preparar un robo. En un séptimo cumpleaños, ella y su tío Eddie viajaron a Austria...para robar las joyas de la corona. Cuando Kat cumplió los 15 años, planeó crearse una nueva identidad para poder entrar en el mejor internado de su país, decidida a abandonar el negocio familiar.

Poco después, Hale, su mejor amigo, aparece de la nada para devolverla al mundo del que tanto le había costado huir. Sin embargo, lo hace por una buena razón: alguien ha robado la valiosa colección de arte de un mafioso. Sólo un ladrón experto podría haber realizado el trabajo, y el padre de Kat es el único nombre en la lista de sospechosos. Para ella solamente cabe una solución: seguir el rastro de los cuadros y volver a robarlos. Tiene dos semanas, un equipo de adolescentes y, con suerte, el talento suficiente para llevar acabo el robo más importante de la historia de su familia. Y, si todo sale bien, también podrá recuperar su propia vida.

 

Cuando Kat es expulsada por un supuesto robo que no ha cometido, aparece su amigo (y ladrón con familia rica) Hale para darle un último trabajito antes de volver con su vida aburrida y legal. El apaño significa demostrar que su padre no es el culpable de robar una colección de arte de un mafioso y volver a conseguir los cuadros para que el malote de la nostra cosa olvide el asunto. Me temo, que nuestra protagonista no sabrá ni ella misma en el lío que se va a meter, sobretodo si se involucra a una leyenda.

Ya podía imaginarme escenas de "The Italian Job" mientras leía y películas de ese tipo me encantan. Así que me ha resultado satisfactoria por la historia en la que nos mete Ally, añadiendo historia de por medio y un resumen de algunos de los museos europeos más importantes. Todo eso con una atmósfera que se centra en los robos de lujo y luego en la familia...lo demás es secundario, dejándolo tal vez en una segunda entrega que ya ha salido en Estados Unidos.

Los que se lo imaginen qué es esa cosa secundaria se alegrarán (o no) de que se trata del romance. Nuestro compañero de alegrías y (actualmente con toda novela juvenil que sale) tormento nos indica pequeñas anotaciones de a quién le gusta a quién e incluso mete un pequeño triangulito, pero se olvida cuando el tema importante nos mantiene en tensión. Lo cual indica dos cosas: que los jóvenes tienen bastante con dos semanas para arreglarlo todo y que nuestra prota está demasiado ocupada en sus temas de seguir su vida "normal". 

...Aunque, ¿hacía falta meter a un segundo en discordia? Bueno, supongo que por mí se podría haber eliminado desde el principio. Debo reconocer, eso sí, que al final la escritora da un giro pero era muy muy muy muy predecible. 

Las dos cositas que más me han gustado (de tooodo el libro) es la relación que tiene la familia de ladrones entre sí y el tema de estar pensando cómo va a hacer Kat y su equipo algo que parece imposible. Luego están los personajes que considero buenos o perfectos para la temática aún entrando en el tema de "la chica guapa", "el informático", "los gemelos", "el rompecorazones"... Sé que me repito mucho porque siempre me quejo de lo mismo con eso de los tópicos, pero es que me encuentro con muy pocos libros que apenas tengan tópicos. 

"-Bueno, ¿quiénes son tus amigos?-preguntó suspirando-. ¿Polis locales?
        -Interpol, en realidad.
 -Genial-respondió Kat, alargando la palabra.
-Creía que te impresionaría.
-Es el sueño de todas las niñas: vigilancia de la Interpol. Eso y los gatitos."